ECS_2016

ECS: crisis management and governance issues


International affairs, Public policy, Communications & Marketing issues from an innovative perspective

Las próximas elecciones europeas se celebrarán del 23 al 26 de mayo de 2019, dando a la ciudadanía mayor de edad en la UE la oportunidad de elegir a quienes los representarán en el Parlamento Europeo.

Recientemente la Agencia de ONU para los Refugiados (ACNUR, siglas en castellano) ha propuesto 7 acciones efectivas y sostenibles para optimizar la protección de los refugiados.

¡Participemos para un futuro común!


Diálogo sobre refugio en Europa
Fecha 8 de mayo 2019. Franja 9:00-12:00 horas
Espacio Medialab-Prado. Madrid, España

Participantes representando a NNUU (por orden alfabético de apellido/s):

-Francesca Friz-Prgunda, Representante de ACNUR en España durante los últimos 6 años
-Antonio Garrigues Walker, Presidente de Honor del Comité Español de ACNUR
-Gonzalo Vargas Llosa, Representante de ACNUR ante las Instituciones Europeas

Candidat@s de fuerzas políticas en las próximas Elecciones Europeas (por orden alfabético de primer nombre):

-Iratxe García Pérez, PSOE
-José Ignacio Salafranca Sanchez-Neyra, PP
-Mª Eugenia Rodríguez Palop, Unidas Podemos
-Soraya Rodríguez Ramos, Cs

Moderaron:

-Fernando Garea Baragaño, Presidente y Director General Agencia EFE
-Angeles Bazán, periodista de RNE

Con la participación de la actriz Elena Anaya, activista y colaboradora de ACNUR.

El pasado miércoles 8 de mayo de 2019 tuvo lugar un diálogo de 3 horas sobre el Refugio en Europa y, en concreto, en nuestro país. Evento especialmente oportuno, dada la proximidad a las elecciones al Parlamento Europeo (23-26 mayo de 2019, fechas agendadas según Estados Miembros).

El telón de apertura lo ‘escenificó’ la actriz Elena Anaya, poniendo voz a bulos recientemente emitidos y difundidos por algun@s representantes de partidos políticos, medios y redes sociales mal informados sobre migrantes y refugiados, que por causa-efecto lógica generan miedo, rechazo y, en ocasiones, discriminación en la ciudadanía hacia el ‘migrante’ en general. A continuación, en una primera sesión moderada por la periodista Angeles Bazán de Radio Nacional de España se desarrollaba un ‘conversatorio’ conjunto donde participaron muy elocuentemente Francesca Friz-Prgunda, Representante de ACNUR en España durante los últimos 6 años, y Antonio Garrigues Walker, Presidente de Honor del Comité Español de ACNUR.

Destacamos los siguientes puntos:

- Desde la ruta del Mediterráneo Central uno de cada tres refugiados llegados a las costas mediterráneas muere por falta de medios en búsqueda y rescate gubernamentales y/o ONGs.

- España muestra ser una excepción en el descenso de llegadas de refugiados a las costas mediterráneas y el denominado ‘Sur Global’ desde la erróneamente etiquetada “crisis de refugiados” surgida en 2015. En el primer trimestre de 2019 se han identificado 9.500 refugiados y en 2018 la cantidad fue de 65.000 refugiados y migrantes vulnerables (en un entorno de ‘movimientos mixtos’). Cifra, sin embargo, en la praxis, asumible para una población de 46 millones de habitantes en nuestro país, España.

- Sorprendente escaso debate nacional en el marco de política exterior y la proliferación de populismo y nacionalismo anti-migratorio en la gran mayoría de los países occidentales como herramienta política para ganar votos en las campañas electorales, como la más reciente desarrollada en España.

- El 17 de diciembre de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el Pacto Mundial sobre Refugiados. Se trata de un acuerdo acordado por casi 200 países que vertebra un contexto para una distribución previsible y equitativa de la carga y la responsabilidad global: reconociendo que una solución sostenible a las situaciones de refugiados no se puede lograr sin la cooperación internacional, con 4 objetivos prioritarios.

- Este pacto propone medidas específicas para aliviar las presiones sobre los países que acogen refugiados, como pudiera ser ampliar el acceso al reasentamiento en terceros países industrializados (por ejemplo España) y otros Estados con menor carga de refugiados. Así como desarrollar la autosuficiencia de los refugiados y fomentar condiciones que permitan a los solicitantes de asilo regresar voluntariamente a sus países de origen con condiciones óptimas de seguridad y dignidad. Es vital el compromiso global y, para ser más específicos, de los 27+1 Estados de la UE como imperativo moral y político-económico, ejecutando medidas resolutivas para apoyar este Pacto Global a través de cuotas de reasentamiento y unificación familiar viables, visados estudiantiles y otras vías de financiación.

- Dificultad en la cooperación entre los 27+1 Estados miembros para apoyar la saturación que sufre actualmente Grecia y desarrollar un reparto de cuotas razonables y solidarias. La división de partidos políticos y Estados Miembros y/o el cierre de fronteras obviamente no es una solución.

- Aclaración de diferencias terminológicas entre asilo, refugio, apátridas, etc. que a la ciudadanía le cuesta discernir en muchos casos. Y la necesidad de incorporar el asunto de la migración (económica) y el refugio en los debates pre-electorales – en el escenario de las próximas elecciones del Parlamento Europeo y las nuestras propias autonómicas-municipales. Lejos de la pérdida de identidad (religiosa, social, cultural), los movimientos migratorios correctamente regulados enriquecen la esencia del país de acogida.

Un refugiado es aquel que “debido a fundados temores de ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él". – Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

Para cerrar esta primera sesión, destacamos las Siete Propuestas que ACNUR presenta al nuevo Parlamento Europeo que se constituirá al término de las elecciones que se celebran a final del mes en curso:
Fuente: ACNUR. Las siete propuestas para optimizar la protección de los refugiados dentro y fuera de la UE con motivo de la próximas elecciones al Parlamento Europeo, mayo de 2019
Fuente: ACNUR. Las siete propuestas para optimizar la protección de los refugiados dentro y fuera de la UE con motivo de la próximas elecciones al Parlamento Europeo, mayo de 2019

En la segunda sesión se suscita un diálogo entre las fuerzas políticas, con la colaboración de Gonzalo Vargas Llosa, Representante de ACNUR ante las Instituciones Europeas, y eficientemente coordinada por Fernando Garea Baragaño, Presidente y Director General Agencia EFE.

Remarcamos un apunte de Vargas Llosa para que los refugiados acogidos por un Estado de la UE no solo ‘sobrevivan’ sino que, a su vez, prosperen. Fomentando la denominada 'migración para el desarrollo común' entre el refugiado y/o migrante y su país receptor final – un ‘win-win’, utilizando un anglicismo como sinópsis del efecto positivo en ambas partes. Tras una reflexión por parte de los 4 candidatos a las Elecciones Europeas sobre qué tipo de proyecto político queremos acometer -para obtener los resultados de la Agenda 2030 alineada con 16 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)-, se pone encima de la tabla de debate la necesidad imperiosa de dotar de credibilidad las políticas migratorias de la UE con hechos, al tiempo que se regula de forma efectiva las fronteras. A lo cual hay que añadir que los refugiados están amparados por Convenios y Protocolos internacionales como es la Convención de Ginebra, Estatuto de los Refugiados de 1951.

En época del tóxico Brexit y al margen de las numerosas críticas hacia la Unión Europea constituye, desde su creación, una Unión de Estados respetuosa con los derechos humanos, con los derechos del indivíduo y de las minorías, como apuntaba José Ignacio Salafranca Sanchez-Neyra, candidato a las elecciones europeas (PP). No obstante, pese a las exposiciones de l@s polític@s con diferente nivel de capacitación a la hora de argumentar perspectivas, datos y buenas intenciones dentro de un escenario ‘políticamente correcto’, resulta evidente que la hoja de ruta marca el momento de reinventarse y transformar buenas intenciones en hechos. Confiamos en que el próximo Gobierno, tanto a nivel nacional como los autonómicos, muestre/n un nivel real de compromiso, eliminando la máscara de la demagogia, para responsabilizarse de cuotas de recepción y apoyo; con el fin de garantizar un trato digno a los refugiados dentro de un escenario con amplitud de miras hacia una migración para el desarrollo.

Finalmente, Fernando Garea moderaba una tercera sesión de prácticamente una hora, aunque verdaderamente interesante, de preguntas y respuestas (1:55 del vídeo colgado en YouTube ES) sobre política exterior, derechos fundamentales del asilo, posibilidad de estructurar campos de refugiados en terreno de la UE garantizando condiciones sanitarias, alimentarias y de protección mínimas para el refugiado, etc.

Retomamos las Siete Propuestas de ACNUR hacia el nuevo Parlamento Europeo, como revulsivo oxigenado para un cambio contundente, y de esta institución de la UE para su ejecución por parte de la Comisión Europea presidida por Jean-Claude Juncker; siempre en el entorno de una Unión unificada y cohesiva. Por ello, no se materializarán a no ser que cada Estado Miembro muestre respecto por los DDHH del solicitante de asilo, comprensión y voluntad de reacción.

Efectivamente, como se trató en el debate, actualmente existe un desplazamiento de la ‘cuestión migratoria’ desde la UE hacia la ‘parte intergubernamental’. Bien cierto es que la migración irregular mal gestionada supone un conflicto para la ciudadanía local europea. Ahora bien, los Estados Miembros, partiendo de una gestión migratoria y de fronteras coherente; correctamente alineada con agencias paneuropeas como FRONTEX, EASO, Europol, etc. y agencias de NNUU como la OIM y ACNUR, dispone de una capacidad generosa de acoger con mecanismos resilientes y política humanitaria, cooperativa y solidaria: brindado asistencia sólida y duradera a las personas refugiadas, solicitantes de asilo, desplazadas internas y apátridas. El 2019 supone una oportunidad extraordinaria para de sacar de un cajón de sastre difuso a migrantes económicos, ilegales, legales; apátridas; refugiados; víctimas de trata y tráfico… diferenciar cada perfil y ¡actuar!

Definitivamente, la extrema derecha europea ha cambiado su rostro. Ha dejado atrás su imagen adusta y, adaptada a los tiempos que Guy Debord denominaría, en 1967, como La sociedad del espectáculo, ha incorporado una impronta de simpatía, proximidad y (peligrosa) normalidad.


fuente: agencia EFE global.
fuente: agencia EFE global.
Bogotá, Colombia.- Basta con observar figuras políticas como Matteo Salvini (Liga Norte italiana), Marine Le Pen (Frente Nacional), Geert Wilders (VVD holandés) o la líder de Alternativa para Alemania, Frauke Petry.

La extrema derecha europea incorpora rostros jóvenes, mujeres, y no le importa la condición sexual -recuérdese que Haider en Austria o Fortuyn en Holanda eran homosexuales- invitando a pensar que elementos como el patriarcado o la orientación sexual son issues del pasado. Empero, la nueva extrema derecha europea mantiene tres elementos indiscutibles, presentes en todos sus relatos: euroescepticismo y profundo neoliberalismo, nacionalismo a ultranza y, por extensión, xenofobia hacia el diferente, especialmente, si guarda relación con el islam.

La comprensión de cómo hemos llegado aquí pasa, necesariamente, por entender cómo el contexto de grave crisis económica por el que viene transitando Europa desde 2008, aún irresoluta, ha desembocado en una creciente pérdida en la confianza y la legitimidad sobre los partidos tradicionales, y ha abierto una ventana de oportunidad para estos nuevos partidos, latentes cuando no completamente relegados, desde la Segunda Guerra Mundial.

Su auge pasa por cómo ha sabido modular su marcado mensaje reaccionario desde lo que se conoce como la "tetralogía de la xenofobia", es decir, la globalización genera inmigración, la cual deriva en desempleo, lo que supone delincuencia y, por ende, inseguridad. Resultado: la inmigración, producto de la globalización, es el mal de todos los males.

fuente: dailymail.co.uk |  Marchas y protestas en Colonia, Alemania (finales de 2016) contra los ataques sexuales cometidos por grupos de inmigrantes con un perfil conflictivo.
fuente: dailymail.co.uk | Marchas y protestas en Colonia, Alemania (finales de 2016) contra los ataques sexuales cometidos por grupos de inmigrantes con un perfil conflictivo.
Esto se complica, si cabe más, por las propias contradicciones izquierda/derecha en las que desemboca el presente escenario posfordista producto a su vez del modelo capitalista actual. Así, la inseguridad, la falta de certeza económica, la desafección política y el distanciamiento con quienes ostentan el poder político, la alienación y el desencanto con un Estado cuyos gobernantes son incapaces de resolver el contexto actual de crisis, añadido a la prioridad de un escenario donde se han salvaguardado los intereses del mercado a la vez que obviado las necesidades de la población civil, terminan por dirigirnos hacia un perfecto caldo de cultivo para la emergencia de partidos y coaliciones de marcada impronta neofascista.

Y en esas estamos, amenazados por un rostro amable de la extrema derecha, seguida de millones de correligionarios, que son dirigidos por liderazgos, tan carismáticos como demagógicos, y que han sabido transferir al debate público nuevos conceptos de "nación" o "ciudadanía", con lo que se segmentar ideológicamente no ya sólo a los partidos más conservadores, sino a la ciudadanía en general. Todo lo anterior tenderá a favorecer la (re)incorporación de un cleavage en el que el "otro", el inmigrante, supone una amenaza en términos económicos, sociales y culturales frente al que urge actuar. Más si el terrorismo internacional opera como factor coadyuvante.

Sin embargo, lo cierto es que, todo lo anterior no hace sino crear nuevas fracturas que amenazan con implosionar la naturaleza del proceso integrador, y el valor agregado de cualquier atisbo de cosmopolitismo global. Ello, gracias también a una corresponsabilidad directa de una parte de la ciudadanía que atraviesa una profunda crisis de valores y que se siente cómoda con las posibilidades que ofrece la violenta pero amable extrema derecha. Una ciudadanía que expresa el fracaso de la educación democrática en tolerancia y respeto mutuo, y que torna en egoísmo el valor de la inclusión y la solidaridad. Una ciudadanía que evoca los fantasmas del pasado más oscuro de Europa y que nos muestra cómo fracturas sociales -raciales- trasnacionales originadas por una causa global son proyectadas, sin solución, a una problemática local. Una problemática local que, más que nunca, requiere de Europa y de sus Estados para actuar en aras de mayor inversión pública, redistribución de ingresos, igualdad social, valores cívicos, inclusión ciudadana, educación y bienestar. También las instituciones educativas, la universidad y los medios de comunicación son corresponsables en dicha cuestión. De lo contrario, parecemos abocados a repetir el error de los años treinta. No se puede banalizar una posibilidad de retorno del fascismo que está ahí, al acecho, y más cerca que nunca.

Autor: Dr. Jerónimo RIOS SIERRA
Doctor en Ciencias Políticas de la UCM y
Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad EAN.
Link twitter.
Link publicación de este artículo en soporte huffingtonpost.es.

Posted by Jerónimo RIOS SIERRA, on Saturday, January 28th 2017 at 09:15 | Comments (0)
1 2

Search