ECS_2016

ECS: crisis management and governance issues


International Affairs, Governance, Crisis management, Advocacy, and Human Rights issues from a new perspective.

By Christopher O. de Andrés


BALANCING THE FREEDOM OF EXPRESSION AGAINST THE RIGHT TO PRIVACY AND GENUINE SECURITY ON THE NEW DIGITAL ERA
(September 2010)

The Council of Europe will be engaging in the 5th Internet Governance Forum (IGF) on 14-17 September in Vilnius (Lithuania). This will be an open dialogue with governments, civil society representatives and the private sector on how to safeguard freedom on the Internet.

Contributing to the overall theme “ Developing the future together” of the UN event, the CoE will provide an advance legal framework for the internet. To my understanding the implementation of the Budapest Cybercrime Convention will be one of the cross-cutting issues of this Forum.

What is the real purpose of this effort? With over 1.6 billion users worldwide, internet has become a space where individuals, including children and adolescents can express themselves freely, create, engage in dialogue and prompt action to resolve problems within the new social forums.

Access to the Internet is no longer a luxury but a necessity and nowadays is increasingly considered a basic right. For the younger generation it has become their primary source of freedom and information in their process of growing up. Our aim is to seek the legitimate expectation that Internet services should be and will remain accessible, affordable, secure, reliable and available to all.

The Internet belongs to all of us, and should serve the common good. This year marks the 60th anniversary of the European Convention of Human Rights. Article 10 of the European Convention on HR says that everyone should have the right to freedom of expression and information. However, where is the limit?: this means that state authorities should ensure there is freedom to communicate on the Internet subject to the limits which applies to the other forms of expression under the Convention.

While the cyberspace is a global forum where we are able to exercise our fundamental freedoms, the use of information technologies also implies some risks. And the more society relies on the Internet technology, the more vulnerable becomes to threats such as cybercrime, children’s sexual exploitation/sexual abuse, free flow of racism and hate speech messages, etc.


It is being said the Internet is one of the greatest liberating forces of the 21st Century, making information and global information accessible to everyone on the WorldWideWeb. Nevertheless, the free flow of information may have several adverse effects to the stability and security and privacy of the Internet and, to this same extend, to our fundamental rights. Once we explore the cyberspace by entering into its highway we leave many traces unwittingly of personal data which will be stored on grey-abstract computer systems without knowing what will really happen to that data.

I should use this editorial to emphasise that security and freedom of expression are not mutually exclusively concepts. Much on the opposite, both need to counter-balance each other: a genuine security needs freedom of expression and vice- versa. There seems to be a growing consensus in this respect. However, this is a shared responsibility. In the globalised online environment, we all need to contribute to a rights-based and safer cyberspace. And I strongly believe we have the best chance to succeed if we pool resources and political will to push forward an effective existing tool – namely the Council of Europe Cybercrime Convention. Cybercriminals, abuses by state and non-state actors flow across the fast-moving online spectrum. It is a non-stop threat which eventually will feature new challenges. Simultaneously, individual’s privacy and security must be safeguarded when going online.

The only way to tackle fraud and violations perpetrated against human rights will be by prompting a vigorous response from state governments, the private sector, supranational and national organizations and developing as quickly as possible multilateral joint projects in pursuit of common goals with ongoing Internet actors – e.g. European Internet Service Providers (ISPs), the Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN). By active coherent partnership will ensure effective responsibility, freedom and protection of our democratic rights. First and foremost, quoting the Council of Europe Secretary General, Thorbjorn Jagland, “we must not forget, the Internet is being built by the people for the people and with the people”.
BALANCING THE FREEDOM OF EXPRESSION AGAINST THE RIGHT TO PRIVACY AND GENUINE SECURITY ON THE NEW DIGITAL ERA

Posted by Christopher O. De Andrés, on Friday, March 18th 2011 at 08:05 | Comments (0)

Entrevista con María Reyes Arias y Juan Vicente Córdoba
Fecha entrevista: 27.01.2011


Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Entrevistamos a María Reyes Arias, directora de un innovador proyecto cinematográfico, pocos días antes de ganar el Premio de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas 2011 como Mejor Cortometraje de Ficción por “Una caja de Botones”, y Juan Vicente Córdoba, Productor Ejecutivo del filme. Una pareja sólida de artistas que representa una bocanada de aire fresco para nuestro cine español.

19h15.- Nos citamos en la Sala Presidencial que el afanado Dpto. de Servicios Corporativos de INVERSIS nos ha preparado previamente. Nuestros invitados entran en la estancia acristalada y antes de acomodarse en los mullidos sofás comentan: “qué dos salas más cinematográficas. La luz es perfecta, hay algo en éstas salas que tiene alma, proyecta vida”.

María Reyes Arias abre la entrevista comentado.- Juan Vicente ha sido el artífice del proyecto.

Christopher de Andrés.- Vuestro corto, “Una Caja de Botones” ha sido recientemente nominado a los Premios Goya 2011 de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas. Pero la lista de premios que el proyecto va acumulando (recientemente 8) ya es muy relevante. ¿Cómo nace el proyecto?

M.R.A.- Juan Vicente estaba inmerso en “Flores de Luna”, su último largometraje (documental). Yo acababa de terminar “Una Caja de botones”, una historia de niños, se lo propuse a Juanvi para desarrollarla conjuntamente y una vez que leyó el guión me dijo: “me encanta, a fin de cuentas todos hemos sido niños”...

Juan Vicente Córdoba.- A mí me ofreció varias historias que tenía para producir y yo le pedí que seleccionara con el corazón una especial por la que apostar y hacer fuerza con ella. Estuvimos valorando diversas opciones de productoras a las que les interesara apoyar el proyecto. No obstante, al final dado que ninguna de las productoras parecía actuar con la suficiente agilidad y efectividad como para sacar el corto adelante, decidí producirlo yo mismo en calidad de Productor Ejecutivo; con la ayuda de Pablo Blanco como Productor, quien nos ha facilitado la infraestructura necesaria para mover un proyecto de ésta envergadura (cerca de 80000€).

Ch.A.- El nombre, Una Caja de Botones... ¿Por qué?

M.R.A.- Es como un mensaje encriptado en el argumento que va fluyendo en el corto, “Una Caja de Botones para los preguntones”. Tiene que ver con una dificultad económica que atraviesa la familia y el padre, ante esa imposibilidad de comprar un regalo para el Día de Reyes a su hija, le cuenta la tradición navideña que se transmite de una generación a otra en su familia como un legado para evitar dar detalles cuando le pregunten “¿qué te han echado los Reyes?...

Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Ch.A.- Conectamos con la declaración de la filosofía del proyecto que hace M.R.A. que nos ha gustado especialmente. ¿Nos podéis esbozar el argumento del corto en tres líneas?

M.R.A.- Habla de la relación entre padre e hija; la imaginación como herramienta para superar carencias de la infancia; el fluir de las etapas de la vida a través de las relaciones humanas. También tiene que ver con reconocernos dentro de la humanidad, cada uno como ser humano.

J.V.C.- Es una historia sobre la importancia de la imaginación y la fantasía en las edades adolescentes y cómo sabiéndolas utilizar se pueden curar traumas y cómo pueden ser un canal útil para hacer frente a la sociedad de consumo actual.

Ch.A.- ¿Qué supone para una obra cinematográfica ser nominada a un Premio de la Academia?. En este caso, Juan Vicente tiene un extenso y nutrido bagaje como director de largometrajes (habiendo sido nominado en 4 ocasiones anteriormente) y uno de los actores principales, Antonio de la Torre, ha sido simultáneamente nominado en la categoría de mejor actor principal (Goya 2011).

M.R.A.- Para mí ya era un regalo haber hecho el corto. Me parecía un premio haber podido trabajar con un equipo tan creativo y rodado. Cuando me dieron la noticia hace unos días el cuerpo me dio un vuelco; fue una catarsis.

J.V.C.- La nominación a los Goya no deja de ser una consumación a un trabajo bien hecho y ahí me siento contento. Después de haber encontrado la financiación; de habernos movido por los mercados internacionales; de haber trabajado con las mejores calidades de metraje posibles; la cantidad de horas que hemos invertido para gestionar éste cortometraje comercialmente; estar respaldados por una distribución internacional de la compañía Ouat Media, yo ya me siento satisfecho. Hay premios quizá más importantes que los Goya, pero los Goya tienen un prestigio en nuestro país más ‘emblemático’ que otras hazañas que hayas conseguido. Con lo cual, esto es un paso más y una palmada que fomenta la autoestima, que no nuestro ego (guiño de complicidad).

Aunque el Goya por estadística no necesariamente potencia el acceso al eslabón superior que sería producir/dirigir un buen largometraje. La clave es la trayectoria que se haya recorrido con el cortometraje; la voluntad de uno mismo de querer dirigir un buen proyecto y, por su puesto, la materia prima: EL GUIÓN.

Ch.A.- Hablando de trayectorias, como director del séptimo arte, Juan Vicente cuentas con una larga trayectoria. Tu has sido guionista, producido y dirigido largometrajes como “Alma Gitana” (1996), “Aunque Tú No lo Sepas” (2001) o “A Golpes” (2005). ¿Tienes algún “hijo favorito”? ¿En qué faceta le fluyen a uno más y mejor la ideas y sientes que puedes desarrollar más tu vocación?...

J.V.C.- Todos mis largos considero que tienen algo especial. Y, definitivamente, soy DIRECTOR porque me gusta ‘mandar’ (comentario con tintes irónicos). Desde que tengo recuerdos de mi adolescencia, he desarrollado múltiples facetas con mi hermano Javier dentro de la fotografía. Posteriormente pasé por la etapa de la ‘poesía melancólica’, la música (soy un coleccionista compulsivo de discos, tengo más de 15.000 títulos en mi casa). No obstante, encuentro perfecta la labor de un director porque curiosamente consiste en aglutinar todas las artes y por eso decidí finalmente formarme en una escuela de cine.

Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Ch.A.- Sin ser analítico, ni profundizar en el tema, Juan Vicente, ¿qué carencias reales tiene nuestro cine? (ésta pregunta suele resultar algo capciosa para los directores/productores españoles...).

J.V.C.- Voy a ser sinóptico (era de esperar): mejor capacidad de distribución en las pantallas para que tenga más cabida el producto español y, sobretodo, es necesario que las historias que contamos tengan ese ‘appeal’ para con el espectador. Hemos conseguido un nivel elevado de producción apoyado por una capacidad financiera importante, pero falta la conexión con el público: siento que es un mal endémico en el cine español. Nuestro público tiene la imagen de que las películas siempre retratan lo mismo (ej. la Guerra Civil). No sé cuando exactamente se perdió la confianza del espectador pero, definitivamente, estamos a tiempo de retomarla. Echo de menos la conexión existente en Francia (e incluso en el cine alemán) desde la época de Jean Renoir y que nunca se ha perdido. Sin embargo en este país esa ‘mediterraneidad’ peculiar que tenemos en las artes nos impide a veces cuidar a los artistas, a “lo nuestro”... En Francia el pueblo ama a sus artistas, es una cuestión de educación.

Ch.A.- María, tú además de directora eres actriz y guionista. ¿Qué te aporta “lo actoral” a la hora de dirigir a tus actores? ¿Qué sinergias generan tus “herramientas de actriz” en un día de rodaje?

M.R.A.- Para mí resulta fácil reconocer las posibles dificultades que puede tener un actor/actriz y poseo esas herramientas para ayudar a superar las carencias. Por ejemplo, para dirigir a los siete niños en este corto (no resulta sencillo dirigir niños en cine) ha sido como tocar un piano, porque en cada momento sabía qué tecla había que pulsar para que me dieran la nota adecuada; después de los ensayos previos. Para Sara (la protagonista) le hacía conectar con la sensación necesaria, a fin de que transmitiera esa emoción real.

Ch.A.- ¿A quién admiráis y quienes son vuestros máximos referentes profesionales?

M.R.A.- Clint Eastwood, L. García Berlanga y el japonés Yasujiro Ozu como directores. Y Jane Campion, la directora neozelandesa del Piano. Destaco una cualidad que admiro en ellos y es la capacidad de plasmar una historia de una manera específica con su impronta personal.

J.V.C.- Os digo unos cuantos directores que me han marcado: John Ford, François Truffaut; Max Ophuls; Jean Renoir; Robert Flaherty; Agnés Varda; Víctor Erice; etc. Todos ellos tienen un nexo en común y es que son humanistas porque han sabido retratar historias con sensibilidad humana. Y, por extensión, en su vida personal han tenido también un sentido vital profundo y auténtico, siempre dedicado al cine. Al margen de que son geniales y han sido capaces de dotar a su cine de su propio estilo, que conmueve desde el primer fotograma hasta el último; algo fundamental desde mi punto de vista.

Ch.A.- Tratamos de la próxima Gala de los Goya que conmemora éste año su 25 Aniversario y por primera vez en años se celebrará en el Teatro Real. La Gala promete ser espectacular, glamurosa y única. Contrastada con respecto a la de otros años.

J.V.C.- Beatríz de la Gándara coordina la organización de la Gala del día 13 de febrero 2011. En efecto, el estilo será muy espectacular. Acordonarán todo el perímetro del Teatro Real y jardines para que no haya injerencia de posibles manifestaciones, etc., como ha ocurrido otros años. Habrá un esfuerzo mediático especial, por el hecho de estarse celebrando 25 años de andadura de la Academia del Cine Español. Los nominados llegarán en limosinas a un ala VIP del Palacio Real y desde allí habrá una alfombra kilométrica que los conducirá a la carpa del photocall. Toda la Gala se retransmitirá por RTVE y otras muchas televisiones globales. Buenafuente presentará la Gala, varios helicópteros estarán rodando en simultáneo, ofreciendo planos aéreos del evento y el despliegue de medios y famosos por la alfombra roja. Habrá también una superpantalla en la Puerta del Sol para ofrecer la Gala a los transeúntes a pie de calle, ya que necesitamos captar al público masivo y fidelizarle como audiencia de nuestro cine. Su Majestad el Rey está invitado y está previsto que rostros populares de distintos ámbitos de las artes, el deporte, etc. hagan de embajadores de nuestra cultura del celuloide (Iker Casillas, Vargas Llosa, etc.). El objetivo es provocar una convivencia óptima del cine con su público y viceversa.

Ch.A.- ¿Cómo veis vosotros la crisis con respecto a la industria del cine en los próximos 18 meses?

J.V.C.- La industria del cine sufrirá unos recortes en nuestra “cuota alícuota” de un 30% según Carlos Cuadros, director general del ICAA (Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales) y esto se estima que afectará a la producción del próximo trienio. No hay que olvidar que la industria del cine se sitúa entre el 5º y 6º lugar, en cuanto a industrias que generan más rendimientos; proporcionalmente a lo invertido por el Estado y teniendo en cuenta la proyección cultural de nuestra imagen y lengua en los foros internacionales. Además de la cantidad ingente de trabajadores que viven por y para el 7º arte: actores, extras, profesionales de producción, distribuidoras, exhibidoras, etc. De todos modos, aquí habría que detallar las ayudas que tendrían que deducirse de las televisiones, etc.

Ch.A.- Para terminar, dado que estamos en INVERSIS, quisiéramos saber si ¿“el gremio del cine” ve próximo ó lejano el sector de la banca actual? ¿Y qué le pediríais a los banqueros para ayudar a aliviar la crisis? Nos situamos en un contexto del sector privado, al margen de ‘lo estatal’…

J.V.C.- Sería genial que la banca y los banqueros pudiera/n ejercer un papel de grandes mecenas del arte con mayúsculas y de manera regular. Antes de venir a ésta entrevista me he interesado por INVERSIS, he visitado en su web: y francamente me han parecido atractivos sus productos: “el Top 10 de los Fondos”… pero me ha faltado algún apartado de apoyo cultural como tienen ‘las Cajas’ que están a punto de fusionarse y desaparecer. Algo parecido a lo que se hace en EE.UU., donde las entidades bancarias más relevantes dedican un porcentaje de sus beneficios a obras sociales y apoyo al arte y la cultura. Esto plantea una relación sinérgica interesante, incluso para invertir en producciones cinematográficas. Aunque pedir a la banca que invierta en cine entiendo que no es fácil porque existe una desconfianza desde ésta primera hacia la industria del cine desde hace décadas. Es cierto que conseguir que una película vea la luz en la dinámica de nuestro mercado resulta algo milagroso: tú puedes estar movilizando presupuestos de 3-5M€ con un plantel de actores espectacular, etc. pero a mayor inversión de recursos no necesariamente tendremos mayor rendimiento en taquilla. El cine no funciona así en España o Europa porque los productores nacionales no tienen la fuerza de nuestros homólogos norteamericanos para, prácticamente, obligar al distribuidor y exhibidor a mantener el filme durante unas semanas (aunque sea una obra pobre) con el objetivo de que genere mayores beneficios. En el 70% de los casos, salir “comido por servido” es un éxito aún contando con artistas con tirón comercial como Maribel Verdú, Paz Vega, Javier Bardem o Penélope Cruz.

> Pongo un ejemplo gráfico: tú previamente negocias unos derechos de antena con una televisión por un valor de 2M€, pero RTVE (por ejemplo) ejecuta el pago a los 2 años de producir la obra y, entretanto, tú has de arriesgar tu capital a priori sin percibir un euro. Con ese acuerdo te presentas en el ICO o otra entidad bancaria para intentar negociar una financiación. Este es el momento cuando el banco te exige avales propios, porque el contrato con las cadenas no tiene un valor real. Aquí es donde radica esa falta de entendimiento; de sensibilidad de los bancos hacia los productores. No obstante, confío en que encontremos un medio de negociación que nos permita colaborar como ‘partners’ en una industria como la del cine que tiene un excelente potencial.
Fuente: publicación inversis_Inversis Banco
Fuente: publicación inversis_Inversis Banco

› Links de interés:
http://fibabc.abc.es/videos/caja-botones-591.html
http://www.youtube.com/watch?v=7gJCS7jUvF8
http://www.facebook.com/pages/Una-Caja-de-Botones/371257557211?ref=ts

› Entrevista realizada en la Sede Central de Inversis Banco (Madrid, España) para la publicación de comunicación interna ‘INversis’, versiones impresa y online.

Autor / journalist: Christopher O. de Andrés.
Fotógrafo/s: F. Javier Estrada.

Posted by Christopher O. De Andrés, on Thursday, March 17th 2011 at 09:35 | Comments (-1)
1 ... « 23 24 25 26 27

Search